Pero no confiamos

PERO NO CONFIAMOS

Si me miraras, con el brío,

que obsequia el alma,

cuando se estremece,

por causas tan claras.

Cuando recorra la incógnita,

del miedo estéreo,

que enturbia la chota,

seguro de los secretos.

Entonces tendrás a un serafín,

a los pies de tu salmo,

preparado para un motín,

si fuera necesario.

Con el pavor de mil soldados,

te ayudaría, en cualquier escena,

pues con mi apodo, voy reforzado.

Pero la falta nos delata,

entre palabras sin enlace,

no eres mi almohada de lágrimas,

ni yo, el líder de tus secuaces.

Susana Ropero

Anuncios

4 comentarios en “Pero no confiamos”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s